Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado hoy, con el voto a favor de los 25 diputados del PP y el voto en contra del PSOE, la Ley de Patrimonio Cultural, que incluye la elaboración del primer catálogo patrimonial de la región y es más protectora, ya que se endurece el régimen sancionador.

El consejero de Cultura, Marcial Marín, ha valorado el texto aprobado, por dar "una solución moderna, vanguardista, protectora y hecha por toda la sociedad de Castilla-La Mancha" al patrimonio regional, que además "no es nada ideológica", sino que ha aseverado que solamente se adapta a la normativa de la UNESCO y estatal en este ámbito y que ha sido redactada por técnicos.

Las novedades de la ley, como la introducción del patrimonio inmaterial, ha sido otro de los puntos valorados por Marín, que ha acusado al PSOE de no haberse leído la ley, pues ha asegurado que las carencias que los socialistas denuncian en la norma sí están recogidas en el texto.

También ha defendido que es una ley segura, porque establece un régimen sancionador, que tiene como finalidad evitar cualquier lesión al patrimonio y, en caso de que ocurra, no quede impune, por lo que ha destacado que también es protectora.

Marín ha desvelado que el anterior Gobierno regional encargó un borrador para elaborar una nueva ley de patrimonio, pues a su entender "ya habían detectado que había carencias" y que este documento, por el que se pagaron 9.000 euros a una profesora de la Universidad de Sevilla, ya recogía la nomenclatura de "Ley de Patrimonio Cultural", uno de los puntos más criticados por el PSOE, tal y como ha recordado el consejero.

Postura del PSOE

La postura de la oposición la ha expuesto la socialista Amaya Villanueva, que ha lamentado la ausencia de determinados términos en la ley, como el patrimonio paisajístico o el etnográfico e industrial.

Precisamente una definición del patrimonio etnográfico e industrial era una de las 46 enmiendas que los socialistas han mantenido vivas para su debate en el Pleno de las Cortes, pero que en general, han sido rechazadas con el voto en contra del PP.

"No podemos entender que les molesten nuestras aportaciones", ha criticado Villanueva, que ha insistido en que sus enmiendas tratan de "evitar contradicciones, ajustarse mejor a la realidad actual y con el ánimo de mejorar una ley, para que perdure en el tiempo".

Villanueva ha reprochado también que la ley no incluya el desarrollo de conceptos como paisaje cultural mientras que, en cambio, "se encubre este término en el resto de categorías", un extremo que a su parecer es "casi absurdo", ya que sí se recoge en leyes urbanísticas.

La falta de transparencia que a su entender presenta esta ley y una "ridícula memoria económica", dotada con 55.000 euros hasta el 2016 han sido otros de los aspectos criticados por Villanueva.

En general, ha considerado que la ley incluye "contradicciones e indefiniciones importantes", y ha lamentado que no haya sido posible alcanzar un acuerdo con el grupo mayoritario en la cámara.

"No mejoraban el proyecto de ley"

En cambio, la diputada del PP Beatriz Jiménez ha justificado el voto contrario de su grupo a las enmiendas socialistas al aseverar que no mejoraban el proyecto de ley y que, en algunos casos, sólo pretendían volver a la de 1990.

De este norma, ha resaltado la "gran importancia" que tuvo, pero ha pedido que se ajusten las leyes a las circunstancias actuales.

La Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha propone sanciones de cien a 6.000 euros para las infracciones leves, de 6.000 euros a 150.000 para las graves y, para las muy graves, de 150.000 euros hasta un millón, y el importe recaudado siempre irá destinado a la conservación y protección del patrimonio cultural.

Permite la protección de expresiones culturales, expresiones orales y la obra de autores vivos y, además, establece tres categorías: Bien de Interés Cultural, Bien de Interés Patrimonial y Elemento de Interés Patrimonial.

Y se crean nuevos órganos para garantizar el correcto desarrollo de la ley, como son el Consejo Regional, que es un órgano consultivo, la Junta de Valoración, que es asesor.

Fuente: El Digital de Castilla La Mancha