El Gobierno de Extremadura tramitó durante 2011 y 2012 un total de 53 expedientes sancionadores contra actuaciones relacionadas contra el patrimonio, área en el que se trabaja cada vez con más intensidad debido a su importancia.

Esta cifra, si se tiene en cuenta que durante los 3 años anteriores -de 2008 a 2010- se habían tramitado 41 expedientes, demuestra la "implicación" autonómica en la lucha contra el expolio, los robos o los daños en el patrimonio, según ha dicho hoy la consejera extremeña de Educación y Cultura, Trinidad y Nogales, que ha inaugurado en Badajoz las "II Jornadas Expolio arqueológico, Robo y Exportación ilegal de Patrimonio histórico".

Durante su intervención, ha abogado por el trabajo conjunto de la administración autonómica, los juristas y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para reducir el expolio arqueológico y los delitos contra el patrimonio.

"Se deben sumar esfuerzos entre todos contra las personas que quieren aprovecharse del patrimonio", ha dicho Nogales, quien ha recordado la "gran eficacia" en la lucha contra estos delitos cuando "se estrechan lazos" entre administraciones y agentes.

En su opinión, los agentes que luchan contra los delitos realizados contra el patrimonio son los "altavoces" que dan la "voz de alarma" contra estas actuaciones que representan una "agresión" al legado dejado por las generaciones anteriores.

También ha valorado la formación en este sentido, que considera "muy importante" para que los profesionales implicados en esta tarea realicen un trabajo más efectivo; y en este aspecto ha valorado el "interés" generado por estas jornadas.

Ha recordado que el patrimonio representa el bien legado por las generaciones anteriores a través de siglos, lo que "dibuja" cómo fue el pasado extremeño, un valor que debe ser exportado a los ciudadanos del futuro.

En la inauguración de las jornadas también ha estado el consejero extremeño de Administración Pública, Pedro Tomás Nevado-Batalla, quien ha abogado por la "protección" del "importante" patrimonio arquitectónico de la comunidad extremeña.

En esa protección del patrimonio, los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado juegan un "papel importantísimo", tal y como ha expresado el máximo responsable de la consejería de Administración Pública.

Durante las jornadas se están realizando diversas ponencias de expertos, como por ejemplo la efectuada por el técnico José Luis Mosquera, que ha hablado tanto de las "agresiones" al patrimonio como del "trabajo bien hecho" para evitarlas.

Así, se ha referido a hechos negativos como el expolio producido en la necrópolis visigoda de La Pesga (Cáceres) en 1991; y a actuaciones positivas como la colaboración entre la Policía Nacional y Extremadura en la "Operación Cigüeña", en 1993.

El objetivo de las jornadas, que llegan a su segunda edición, es actualizar conocimientos respecto a actuaciones "ilícitas" en materia de patrimonio cultural y aunar esfuerzos para dar una respuesta coordinada al problema.

Por ello, las jornadas abogan por la colaboración entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado españoles y portugueses, policías locales, abogados o fiscales, entre otros.